Lo que nos han hecho los bancos

Imagínate que tienes un amigo que le va mal su empresa y te dice: “Macho, estoy al borde de la ruina, déjame esos 30.000 euros que tienes ahorrados, levanto la empresa, y luego te los voy devolviendo”. Tú se los dejas. Es tu amigo de toda la vida y ¡hombre! cómo no se los vas a dejar.

Al cabo de poco tiempo, a tí te despiden sin esperarlo, las cosas te empiezan a ir mal y entonces vas a ver a tu amigo, que ya ha reflotado su empresa, y le dices: “Tío, me han despedido por sorpresa, a ver si me puedes devolver los 30.000 euros cuanto antes y mientras tanto, a ver si me das un trabajillo en tu empresa de lo que sea para tener para comer al menos”.

Entonces, ante tu sorpresa, espanto e incredulidad, tu amigo te responde: “No me extraña que hayan despedido a un tiradete como tú. Ni soñando te daría trabajo en mi empresa, ¿tú te has visto, macho? En cuanto a devolverte los 30.000 euros pues es que, la verdad, aún no me he recuperado del todo y, simplemente, estoy cubriendo gastos… Vuelve dentro de un año o así a ver si te puedo dar algo… No todo de golpe claro… Bueno, macho, que tengo prisa y muchos asuntos que resolver. Si eres tan amable de salir de mi despacho…”.

Atónito y ojiplático, abandonas su despacho.

Bien. Tú… ¿Qué harías con ese amigo?

Pues es exactamente lo mismo que los bancos han hecho con nosotros…

adoranser

Lo que nos han hecho los bancos

Un comentario en “Lo que nos han hecho los bancos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s