Los RancioFachorras

Hola.

Ante la degradación patente y creciente tanto de las infraestructuras públicas como de la calidad de vida que se está viviendo de manera especialmente sufriente en este país llamado España en los últimos años, no tengo más remedio que escribir las siguientes líneas.

¡Bravo por los RancioFachorras! Esos caciques brutales, incultos, avariciosos y obscenos que gobiernan este país contra toda lógica, contra toda racionalidad, contra todos los derechos humanos y contra todas las personas.

Digo bravo porque parece que lo están consiguiendo. Estos sicópatas maleantes. No son insultos. Son calificativos. Son sicópatas porque disfrutan haciendo daño, haciendo sufrir , sobre todo a los más débiles. Son maleantes. Se ha demostrado por activa y por pasiva que el partido al cual pertenecen los miembros del gobierno actual es una organización criminal puesta en marcha para saquear este país y dejarnos en la miseria, tal como están haciendo.

Lo que más me admira es su capacidad increíble para negar una realidad que grita los datos objetivos a ojos de todas y todos y que ahora mismo es totalmente indiscutible.

Pero es que la categoría de de estos ranciofachorras, subespecie de la Homo Españis Profundis, no sólo está formada por los afiliados, simpatizantes y miembros del gobierno del partido que nos desgobierna, sino que incluye una capa mucho más amplia de la población, lo cual resulta realmente alarmante.

Estos otros ranciofachorras, los de clase B, por denominarlos de algún modo, disfrutan en tertulias de bar llamándonos perroflautas y tiradetes, burlándose de nuestras reclamaciones colectivas y de nuestras denuncias de la aplastante realidad. Aplastante realidad que ellos niegan irracionalmente e incluso se sienten orgullosos de negar. Aplastante realidad que a estos ranciofachorras de clase B también les acogota, les despide, les echa de casa, les vende las preferentes, deja a su hijo sin comida y les roba el futuro como nos lo están robando a todas y todos. Alucinante.

Estos ranciofachorras de clase B llegan a la violencia física si es necesario para apoyar sus fundamentados y argumentados razonamientos.

Lo que más me enerva es la obscenidad con la que los ranciofachorras de clase A o Premium quedan impunes de los grandes delitos que están cometiendo y cómo se burlan de todos nosotros alardeando públicamente del disfrute de sus inmensas fortunas amasadas a los lomos y con la sangre de todos nosotros.

Y lo que más pasmado me deja es cuando, tanto los ranciofachorras de clase A o Premium como los de clase B, a nuestras lógicas e inevitables reclamaciones de justicia las llaman ganas de revancha o revanchismo… Cree el ladrón…

Los más dañinos son los de clase A, pero los más irritantes son los de clase B. Estos mismos ranciofachorras que niegan la realidad y defienden con puños lo indefendible padecen la misma enfermedad que padecemos todos en este país: la corrupción, robo, engaño, impunidad y desesperación endémicas. La injusticia estructural.

¡Bravo por los RancioFachorras! Lo estáis consiguiendo.

adoranser

Anuncios
Los RancioFachorras

Un comentario en “Los RancioFachorras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s